viernes, 26 de julio de 2013

Julian Cope-Revolutionary Suicide (2013)

Julian Cope-Revolutionary Suicide (2013)

Hay que decirlo, llegó un momento en que Julian Cope dejó de hacer discos para el mundo y los empezó a hacer únicamente para el, y que bueno la verdad, así es como se hace el verdadero arte a un nivel personal sin dejarse influir por las opiniones externas, y vaya que este Revolutionary Suicide es algo bastante a nivel personal, tal vez por eso Cope suena tan en su propio mundo, tan en su propia campiña inglesa, alejado del mundo que se hunde, en su propia isla, aislado del mundo.

Hymn To The Odin es un tema mundial, que suena por momentos al campo europeo, pero también se emparienta por momentos curiosamente al country estadohundidense, algo que conociendo el retorcido humor de Cope, no dudemos que fue hecho adrede para sacudir un poco la situación, rodeándonos de guitarras acústicas y el acostumbrado melotròn, esto antes de que la electricidad entre en acción y ponga a Cope frente a frente a un postmoderno de la talla de Beck, quien no sonaría fuera de su pecera atacando un tema así, que nos rebela verdaderamente mucho, sobre Cope y sobre los paradigmas que este hombre ha decidido romper y que a veces por miopía no hemos alcanzado a apreciar o entender.

Why Did The Chicken Cross My Mind? inicia con un piano bastante parco, Cope en plan confesional, en ocasiones acercándose un poco al gran Iggy Pop en su manera de tratar las palabras, y con un tema que en lo global suena a que fue extraído directamente del Plastic Ono Band de John Lennon, un disco guiado principalmente por piano y batería, y cuyas características adopta aquí Cope, antes de lanzar el tema al espacio y a los oscuros rincones de la mente con su amado melotròn, si otra vez, sacándonos de balance una vez más y quitándonos la oportunidad de acusarle de estarse basando demasiado en el Mother de Lennon.

Revolutionary Suicide podría ser descrito como el pináculo subversivo-ideológico de Cope, con cada tema cargando con sus pesadas ideas sobre el orden mundial y la historia que nos trajo aquí, Cope, siempre con sus ideales de revolución, con el enaltecimiento de figuras como el Che Guevara, Zapata o La Pasionaria, en temas como The Armenian Genocide, Cope escupe toda esa prosa contestataria sin guardarse nada, en un tema que resuena por sus palabras, más que por su música, algo que nos damos cuenta, Cope a cuidado bastante últimamente, concertándose en que su mensaje sea comprendido, entendido, sin mayores distractores.

El tema que da nombre al disco inicia de manera estupenda, con notas que me recuerdan Long Cool Woman de los Hollies, aunque nuevamente Cope retuerce la melodía y la convierte en un canto de provocación, en un cabaret de la revolución, que nuevamente Cope estelariza y al cual cuelga exóticos arreglos que no nos dejan duda alguna que Cope ha abandonado el krautrock, el hard rock, el heavy metal, el post punk, lo que quieran, y se ha adentrado por completo en su propio universo, con elementos que lo hacen gloriosamente único, basta con poner atención en otro tema soberbio, Paradise Mislaid, con su hermoso arreglo de piano y batería (Lennon otra vez? No.) su exótica inclinación a lo barroco, con un Cope sonando esta vez más ingles que el mismo John Cale (que en realidad es de Gales), Cope hace de este Revolutionary Suicide su disco inglés de otra dimensión, a la manera de El Principito, aislado en su propio planeta, o en su propia isla británica.

Cope nuevamente configura nuevamente un extraño tema, con su introducción bizarra y nuevamente ese country ingles que sólo el nos ha demostrado que sabe hacer, Mexican Revolution Blues es otro tema en el cual nuevamente Cope nos da lecciones de historia, una muy cercana, que dista de ser un blues realmente, pero que nos demuestra el conocimiento de Cope, sobre uno de los más simbólicos movimientos revolucionarios del mundo, y por si esto fuera poco, Cope da continuidad al tema histórico con la épica Russian Revolution Blues, continuando con la subversión y con su extraña afición a los que pudo haber sonado Beck en los 40s-50s, si este hubiese conocido a Kurt Weil probablemente.

Cope nos trae en este Revolutionary Suicide, un verdadero suicidio musical, es este disco, de carácter completamente personal y que de sobra esta decirlo, solo interesara a unos cuantos, pro les puedo garantizar que esos “unos cuantos” que quieran entenderlo, se encontraran con un disco con un disco hermoso, sumamente ambicioso, que si bien, no es un disco perfecto, es un disco hecho con todo el amor del mundo, por un hombre que sabemos que no antepone nada a su visión artística, Cope aquí crea probablemente su mayor propuesta musical desde el Jehovakill o el Peggy Suicide, si bien, era complejo entender la dirección que Cope había tomado recientemente con guitarras y percusiones acústicas, su visión queda aquí claramente expresada, con un disco inteligente y lleno de pasión, con temas llenos de una especialidad sensibilidad como en In His Cups, o Phnoey People, Phoney Lives, que cierran un disco ENORME, que nos deja testimonio de un Cope que ha conseguido llevar un difícil proyecto, nuevamente a la cúspide de su poder artístico, si este es el suicidio revolucionario de Cope, quedémonos tranquilos, ya que estamos seguros que pronto Cope volverá a nacer más poderoso que nunca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada