viernes, 18 de octubre de 2013

Motorhead- Aftershock (2013)

Motorhead- Aftershock (2013)

¿Quien iba pensar en 1975, que todos estos años después, Motorhead siguiera haciendo discos, en la tradición de los Ramones o AC/DC, nunca defraudando a sus fans? Si claro, ha habido algunas modificaciones, algunas adaptaciones, algunos ajustes, pero luego de escuchar este Aftershock, más que nunca nos damos cuenta que no hay nada que arreglarle a esta máquina devastadora, que su funcionar sigue tan letal como siempre y que hay que agradecerle a la vida que gente como Lemmy sigan manteniendo en alto el nombre del rock duro, porque Aftershock, antes que cualquier cosa es un disco de rock, olvidémoslo de que si Lemmy supo mezclar el heavy metal con el punk, de que si es el padre del Thrash o del Speed, aquí el tema es que estamos ante un disco de rock clásico tocado de manera brutal, y eso es algo que pocas bandas en la actualidad podrían darnos garantía de hacerlo.

Hay que hacer la aclaración que si alguien busca algo innovador en este disco, no lo va a encontrar, Lemmy es un viejo necio y testarudo que parece haber aprendido que si algo no esta roto, lo peor que puede hacer uno es arreglarlo, y hay que reconocer con todo derecho que Aftershock es un disco que luego de varios intentos consigue recapturar el sonido clásico de la banda, sin sonar a una invocación a la nostalgia, sino a una depuración de tendencias temporales y pasajeras y el concentrarse en lo que la banda sabe hacer mejor que nadie.

Heartbraker, pieza que abre el disco es un asalto directo a los sentidos con riff tras riff del más dirty rock n roll, por un momento Lemmy y compañìa nos dan un apse directo a aquellas épocas a finales de los seventies en que en que Lemmy nos estaba recetando un cocktail molotov del rock más bestial que produjeron monstruos como los Blue Cheer, los Stooges o los MC5 mezclado con el punk rock de los Damned o los Pistols, Lemmy no pierde el tiempo con coros o tratamientos accesibles en sus temas, tampoco trata de endurecer su sonido, por el contrario, afina su maquinaria y consigue recuperar la intensidad del pasado sin sonar a una parodia de si mismo, Coup De Grace, siguiente tema suena a clásico Motorhead de primer nivel, con un sonido crudo y insistente, con esas tremendas guitarras de Phil Campbell, que avasallan todo a su paso y que proporcionan el suficiente a Lemmy para su aguardentosa voz, un trabajo brillante que consigue recuperar el carisma y encanto (o debemos decir lo repulsivo e iconoclasta) de aquellos primeros discos.

Lost Women Blues es un tema de old dirty blues, ese blues sucio que siempre ha estado presente de alguna forma en los Motorhead, y que sin duda establece algunos lazos con el blues sureño de los ZZ Top, puede que algunos sientan el tema como una parte del débil del disco, pero Lemmy de inmediato toma nota y nos receta un tema poderoso y atronador titulado End Of Time, dónde Lemmy lucha de forma brutal contra poderosas guitarras, desgarradores riffs y una batería contundente y precisa que nunca afloja el paso, mientras que en Do You Relieve sale a flote el blues nuevamente con unos brillantes solos que dan entrada al tema, Lemmy suena, no podríamos decir rejuvenecido, ya que siempre ha sonado como un dirty old man, y sin duda aquí lo manifiesta de la mejor manera posible, jugándose la garganta en todo momento e inspirado obviamente pro el tremendo desempeño musical de sus otros dos compañeros.     

Campbell y Dee no pierden el tiempo y crean tremendas estructuras musicales repletas de primitivismo enérgico y pasión desbordada, hay que reconocer que Lemmy nunca ha soltado el blues y esto es algo que sus “herederos” como Metallica, Slayer o Megadeth no podrían presumir jamás de haber heredado, sin duda algo que los sigue haciendo únicos y en una clase para ellos nada más, algo que resalta de inmediato en ese increíble groove desarrollado en Death Machine, y si alguien tiene alguna duda de dónde vienen estos Motorhead basta darle una escucha a los poderosos riffs de Going To Mexico, que seguramente son capaces de crear hondos surcos en la tierra como hace más de 35 años lo hiciera el Ace Of Spades, Lemmy no se ajusta a ninguna tradición, no se hinca ante el altar de su pasados discos, sino que busca concienzudamente crear el sacrilegio de hacer un disco en los mismos términos pero que este al nivel de estos, casi consiguiéndolo en definitiva, si bien en Silence When You Speak To Se me descarrilla sólo un poco, con algo que me recuerda el Man In The Box de los Alice In Chains, el mal paso dura poco en realidad, ya que Crying Shame vuelve a meter todo en cintura y de inmediato queda re establecido el firme paso del disco, una intensidad que en verdad extrañábamos de Lemmy y compañía y que aquí sin duda se desborda para bien, una navaja perfectamente bien afilada a pesar del paso de los años que no duda en destazar lo que se ponga en su paso, como en Queen Of The Damned, tema letal de principio a fin.

Aftershock es un disco estupendo a cargo de una banda clásica que se niega a vivir en el pasado y que si bien retoma su sonido clásico se niega a repetirse a pisar territorio conocido para sentirse seguros, no señor, Lemmy y compañía se juegan la reputación y salen admirablemente bien librados con un disco intenso y brillante, ¿Cuántas bandas de 40 años de historia podrán darse el lujo de hacer esto? Pocas, muy pocas, ¡Un disco estupendo de principio a fin con un cierre de lujo con Paralyzed!        



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada